Picones de Sopeña

 

 

El domingo 9 nos vamos a los Picones de Sopeña, esa crestería que separa los valles del Miera y del Pisueña que resulta toda una delicia recorrer disfrutando de dos paisajes claramente diferenciados por razones geológicas, y unidos por la peculiar forma de uso del espacio que de ellas han hecho los pasiegos.


El día sale un poco triste, con nubes y niebla, pero según va transcurriendo la mañana se aclaran los cielos y, a partir

Panorama desde La Concha

Panorama desde La Concha

de mediodía, luce el sol.
Como siempre, hay tres opciones para que cada uno escoja la que mejor se adapte a sus condiciones. Las marchas A y B salieron de La Concha con la intención de llegar hasta Selaya. La marcha A recorría toda la crestería de los Picones, la B se quedaba un poco más abajo en las praderías, a los pies de los Picones. La bajada hacia Selaya se anunciaba peligrosa por la pendiente y la hierba alta que ocultaba las irregularidades del suelo. La marcha B inicia el descenso, pero a los pocos metros de dificultoso camino, comunican desde la marcha A, que una montañera del grupo ha tenido una lesión grave en el tobillo y que será necesario evacuarla en el helicóptero de la Consejería.

Helicóptero al rescate

Helicóptero al rescate

Se paraliza el descenso, se asciende de nuevo y se espera a que se produzca el rescate.

El helicóptero llegó con prontitud y trasladó a la accidentada al hospital donde fue atendida. Felizmente, el contratiempo tuvo una buena solución.
Esto hace que haya que cambiar los planes. Ahora, juntos A y B, nos dirigimos hacia el alto del Caracol donde nos recoge el autobús. Por su parte, los integrantes de la marcha C han hecho un recorrido entre Selaya y el nacimiento del río Pisueña.

 





Otras imágenes de la jornada