Primer día

Como venimos haciendo los últimos años, aprovechamos los días festivos de Carnaval para hacer una escapada de cuatro días. Este año hemos elegido Burdeos.

Realizamos el viaje Cova, Vasi, Isabel, Iñaki, Victoria, Pedro, Dolores y yo. Salimos pronto de Torrelavega con dirección a Sansebastián y la frontera francesa. Breve parada en camino para descansar un rato y tomar un café.

De nuevo a la autopista hasta Bayona. Aquí comemos y visitamos la ciudad: iglesia de San Andrés, Catedral de Santa María…Paseamos por el centro histórico. Es una ciudad pequeña, pero nos gusta su aspecto, sus calles con casas antiguas bien conservadas y el entorno de lo que de lo que debió ser su muralla.

Catedral de Santa María
Una calle del casco antiguo

A Burdeos llegamos pasadas las seis de la tarde. Encontramos pronto el hotel. Allí dejamos coches y maletas y nos vamos a recorrer la ciudad. Ya ha anochecido y el aspecto de calles y plazas tiene un encanto especial. Cenamos en una creperie.

Segundo día

Nos ponemos en marcha con el ánimo de visitar la ciudad de Burdeos. Llevamos un plan bastante detallado; Victoria lo ha preparado a conciencia.

Comenzamos con la Abbatiale Sainte Croix. Nos parece de base románica, aunque en las arquivoltas de los arcos abocinados de la puerta principal aparecen ya detalles góticos en la posición de las esculturas. Ha sufrido bastantes transformaciones a lo largo del tiempo.

Abbatiale Sainte Croix.
Abbatiale Sainte Croix. Detalle

De allí nos encaminamos a la cercana Basílica de San Miguel; estilo gótico flamígero. Llama la atención la Flèche de Saint Michel: torre-campanario al lado de la iglesia. En la plaza frente a la fachada sur nos encontramos con un mercadillo un tanto cutre.

Nuestro siguiente objetivo es la Catedral de Sainte André. Al llegar, nos encontramos con toda la zona tomada por la policía y cuerpos de seguridad. Paraece ser que está el presidente Macron en la ciudad y se ha organizado una manifestación en su contra. Volveremos por la tarde.

Tomamos el tranvía y nos dirigimos a la Cité du vin; visitamos el edificio, tiendas y exposición. De nuevo al tranvía para volver hacia el centro. Continúan los problemas; por eso debemos apearnos en la Explanade de Quinconces. Ya nos va bien pues era una zona que queríamos visitar; después de ver esta inmensa plaza y tomar fotografías de la monumental fuente (sin agua, por cierto), seguimos hacia el centro. Nos maravilla el Grand Theâtre y su entorno de magníficos edificios. Pausa para comer.

Explanade de Qinconces
Gran Teatro

Ahora nos dirigimos a la catedral, ya sin problemas. Primero subimos a la Tour Pey-Berlan desde donde tenemos una vista inmejorable de la ciudad. Visitamos la catedral que nos llama la atención por su particular construcción: gótico puro en cabecera y crucero y el resto como algo posterior, un gótico mucho más tardío e indefinido.

Vista desde la Torre Pey-Berland
Catedral. Detalle del interior

El resto de la tarde lo dedicamos a cruzar el río en tranvía, tomar unas cervezas en la zona y observar desde allí la ciudad ya anocheciendo.

Burdeos al anochecer

Regresamos al casco antiguo. Paseo por la zona admirando los edificios y el ambiente festivo de estas calles de trazas medievales, antiguas…Por allí cenamos y concluimos el día.

Grosse Cloche
Porte de Cailhau

Tercer día

Hoy, después del desayuno, nos vamos a Saint Emilion. Llegamos pronto pues la distancia desde Burdeos es de apenas 40 km. Hacemos un primer recorrido por el pueblo. Esta pequeña población es un conjunto bastante armónico de antiguas ruinas, construcciones de edificios medievales y renacentistas, bodegas y establecimientos relacionados con el vino.

Subimos al campanario construido entre los siglos XII y XV. Desde su altura se domina todo el pueblo y el entorno de viñedos.

Vista desde la torre-campanario
Entorno de viñedos

Una vez abajo, nos dirigimos a la antigua plaza del mercado, núcleo y corazón del pueblo, para desde allí iniciar la visista guiada que nos lleva a descubrir los monumentos subterráneos de Saint Emilion: la ermita, la capilla de la Trinidad, las catacumbas y la iglesia monolítica.

Ermita y capilla
Entrada a la Iglesia Monolítica

Acabada esta visita, seguimos por nuestra cuenta recorriendo y conociendo el pueblo: iglesia románica y claustro, Donjon du roi.

Es la hora de comer; tras algunas dudas, vacilaciones y lugares llenos, encontramos sitio en un restaurante de la plaza del mercado. Bien, rápido y buena comida.

Finalizamos nuestra estancia en Saint Emilion visitando una bodega y comprando algunas botellas de vino; no podía ser de otra manera.

Una calle del pueblo

Último día

Día de retorno. A buena hora iniciamos la vuelta. Una parada en San Juan de Luz para visitar la iglesia y descansar un poco. Desde allí hasta Zarauz. Comemos en el restaurante de Arguiñano. Salimos contentos de la comida. Pequeño paseo por la playa y el pueblo; vuelta a los coches y a la carretera hasta Torrelavega.

Iglesia de San Juan de Luz
Zarautz. Playa

Como en años anteriores, la experiencia ha sido positiva. Hemos conocido nuevos lugares; hemos disfrutado de unos días festivos y, una vez más, hemos valorado todo lo positivo de la amistad.

Torre Pey-Berland

Torre Pey-Berland. Folleto informativo

Saint Emilion